Saltar al contenido

7 Tipos de Alopecia Femenina Más Comunes

tipos de alopecia femenina

En la actualidad, existen distintos tipos de alopecia femenina, que por causa de los desequilibrios hormonales (algunos naturales, otros forzados), por regímenes de alimentación y hasta por estrés, la alopecia femenina se ha convertido en uno de los problemas más comunes, y serios, de al menos el 30% de las mujeres a nivel mundial.

Estéticamente, se le juzga peor a la alopecia en mujeres que en hombres. Psicológicamente, las mujeres suelen angustiarse mucho más que los hombres por la alopecia, por lo que representa a nivel social y de belleza.

Qué es la alopecia femenina

La pérdida localizada y sostenida del cabello en cejas, axilas, pestañas, y el cuero cabelludo, se conoce como alopecia. Por ende, es sufrida por hombres y mujeres. En algunas ocasiones, se le suele generalizar como calvicie, y se le asocia directamente al cabello.

Si bien la pérdida de cabello puede llegar a ser normal, porque una mujer pierde entre 50 y 100 cabellos cada día, se le llega a mencionar como alopecia cuando los factores que la causan (estrés, cansancio, cambios hormonales o estacionales, menopausia o postparto) acentúan la caída del cabello, llegándose a notar claros en la zona de la frente o en el centro de la cabeza.

Tipos de alopecia en mujeres

Muchas veces intentamos, porque ya conocemos algunos de los síntomas, buscar remedios caseros para la alopecia femenina en internet. No obstante, antes de buscar soluciones naturales o cosméticas, lo primero que se debe hacer es averiguar que sí, evidentemente, tienes alopecia. En segundo lugar, debes cerciorarte de qué tipo de alopecia se trata.

Aquí los tipos más comunes, y detalles de cada uno de ellos.

Alopecia androgénica

Conocida como alopecia androgénica o alopecia androgenética. Se trata del tipo más común de alopecia. De hecho, de todos los casos, comprende cerca de un 91.5%. Normalmente afecta a los hombres, de hecho se le conoce como calvicie de patrón masculino, pero sí existe también la alopecia androgenética femenina.

Su nombre viene dado por los andrógenos (hormonas masculinas). El efecto de los andrógenos en los folículos (base del cuero cabelludo) es la contracción, por lo que poco a poco el cabello va saliendo más débil. Hasta que llega un momento en que no sale más.

Por norma general, se asocia al exceso de estas hormonas, que si bien se presentan más en hombres que en mujeres, también existen y pueden producir la calvicie, incluso más rápida en mujeres que en hombres (menos de 5 años).

Al ser la más conocida, es la más fácil de detectar. Por tanto, es importante visitar al especialista.

Alopecia difusa

Este tipo de alopecia no suele ser tan común, y en muchas ocasiones se le denomina un problema hereditario. Sin embargo, la alopecia difusa se caracteriza por no producir una calvicie en su totalidad, sino por caracterizarse por debilitar los folículos capilares, y con ello, tener un pelo débil, muy delgado, y escaso.

No suele ser considerada una enfermedad grave, aunque siempre es mejor detectarla a tiempo y, a su vez, descartar que no se trate de otro tipo de alopecia considerada más grave. No obstante, a menudo suele requerir de un tratamiento con un especialista para detectar patrones de calvicie, los síntomas que la producen, y a su vez, indicar un tratamiento para frenar la caída y mejorar el crecimiento de cabellos más fuertes.

Alopecia cicatricial

La alopecia cicatricial es la definición de una enfermedad rara que afecta directamente a los folículos pilosos, convirtiéndolos en tejido cicatrizado, lo que impide el crecimiento de nuevo cabello y, a su vez, causar la pérdida del cabello de forma permanente.

Hay dos tipos de alopecia cicatricial. La primaria, que suele asociarse a factores genéticos, también puede deberse a patologías como una neoplasia, con la multiplicación celular que esta conlleva. La alopecia cicatricial secundaria, sin embargo, se debe a la destrucción del folículo por causas infecciosas, de radiación, de quemaduras graves o hasta por tumores.

En ambos tipos, es de vital importancia el diagnóstico y el tratamiento de un especialista.

Alopecia nerviosa

La alopecia nerviosa no suele ser considerada como una patología en sí misma, sino por ser un síntoma de otro padecimiento de índole nervioso. Su nombre se debe a que es causada por situaciones que generen estrés, presión a nivel psicológico o nervios frecuentes. De esta manera, se producen alteraciones en todo el organismo que, en determinado momento, inflaman los folículos, y con ello, la pérdida del cabello, total o parcialmente.

Para solucionar este tipo de alopecia, lo mejor es eliminar cuanto antes el problema que la está ocasionando (estrés, preocupaciones, nervios, presiones). En las situaciones más graves, suele solicitarse apoyo de especialistas de psicología y el uso de fármacos.

Alopecia universal

Se le conoce como alopecia universal o alopecia total. Corresponde, sin duda, al tipo de alopecia más grave de todos los que existen.

Se le denomina de esa manera porque se caracteriza por la pérdida de todo el pelo, tanto de la cabeza como de todo el cuerpo, incluidas las pestañas y las cejas. Puede afectar a hombres, mujeres y niños, sin distinción de edad.

Es una enfermedad rara, y la mayoría de las personas que la padecen tienen un familiar que ha sufrido de algún otro tipo de alopecia, por lo que la genética tiene un fuerte sustento teórico en la evaluación de la misma.

A su vez, se le considera una enfermedad autoinmune. Es decir, que el sistema inmunológico ataca a los folículos, y con ello, ocasiona la pérdida total del cabello. En algunas personas, puede deberse a síntomas de tiroides.

Alopecia traumática

Este tipo de alopecia hace referencia a la pérdida del cabello producida por una lesión. Es decir, haber sufrido un golpe en determinadas zonas del cuero cabelludo, lo que impide el crecimiento de nuevo cabello.

Por tanto, al no responder a situaciones genéticas u hormonales, el tratamiento está siempre en manos de quien la padece.

Obviamente, la alopecia traumática no puede prevenirse, porque sólo después de sufrir una lesión es que se produce este tipo de alopecia. No obstante, con tratamientos especializados (naturales o cosméticos) para potenciar el crecimiento del cabello se puede fomentar nuevamente la aparición de cabello en la zona afectada.

Alopecia por tracción

Al igual que en el caso anterior, este tipo de alopecia responde a situaciones externas, no asociadas a factores genéticos u hormonales. La alopecia por tracción responde a la caída del cabello causada por determinados tipos de peinados o hábitos repetitivos (como los moños de bailarina, donde el cabello se tensa demasiado).

El hábito de peinarse siempre de una misma manera, o de tocarse el pelo de determinada manera en situaciones de estrés o presión, inciden en que el cabello vaya debilitándose por la fuerte tracción o fricción sobre los folículos.

Normalmente, el síntoma más recurrente es la aparición de claros en las zonas de mayor presión. Solucionar este tipo de alopecia, por ende, puede depender de un cambio de hábitos y el apoyo de tratamientos naturales.