Saltar al contenido
Alopecia Femenina

Alopecia Femenina – Los Tipos Más Comunes y su Solución

alopecia femenina androgenica

La alopecia femenina es básicamente la pérdida de cabello y si bien el trastorno de la alopecia está presente también en los hombres, en las mujeres suele ser más traumatizante, ya la calvicie en los hombres es más frecuente y por ende se ha normalizado socialmente.

A continuación, te vamos a contar los distintos tipos de alopecia que existen y cuáles son los tratamientos que hoy en día se pueden hacer para detener la caída o recuperar el cabello.

¿Qué es la alopecia femenina?

Comúnmente, podríamos definir a la alopecia femenina como la pérdida progresiva y sostenida de cabello en las mujeres. Esto, sin embargo, sería una definición generalista y que poca incidencia tendría en la realidad de muchas féminas.

De ello, como nota curiosa, cada mujer pierde entre 50 y 100 cabellos cada día, por cuestiones naturales y que no están relacionadas con ningún tipo de patología en particular. No obstante, esta cantidad de cabello se ve reemplazada en el tiempo, y nunca llega a notarse la ausencia de los cabellos que se pierden cada día, al peinarlo o enjuagarlo.

Pero, se considera alopecia cuando esta pérdida no sólo es progresiva y sostenida, sino que logran evidenciarse claros en algunas zonas de la cabeza (principalmente), como puede ser cerca de la frente o justo en el centro de la cabeza.

La alopecia también puede producirse en las cejas, axilas, pestañas, y en cualquier lugar donde nazca vellosidad. La alopecia, como patología, afecta directamente a los folículos del cuero cabelludo, evitando el nacimiento de cabellos sanos, haciéndolo más frágiles, y con el tiempo, constituyéndose en calvicie.

Para saber si tienes alopecia debes ceñirte por conocer los tipos de la misma, que como sabemos es una patología muy general y que, también, la mujer pierde cabellos por cuestiones naturales y que nada tendrían que ver con la enfermedad. Es conveniente, pues, conocer los tipos de alopecia femenina.

¿Cuáles son los tipos de alopecia femenina?

Entre tipos principales y derivados de los principales, pueden identificarse más de 10 tipos de alopecia, en general. Todas, claro está, pueden ser padecidas por hombres y mujeres por igual.

Como es la finalidad de este artículo hablar sobre la alopecia en las mujeres, mencionaremos a continuación los tipos de alopecia que más se padecen en las féminas, cuáles son sus síntomas o causas determinadas, y en base a ello proponer un mecanismo de acción que te permita combatir el tipo de alopecia que tienes, y volver a tener un cabello fuerte y saludable.

Los tipos, entonces, son los siguientes:

Tipos de alopecia femenina

La alopecia en mujeres tiene algunas diferencias con la alopecia masculina, sobre todo en las causas y los patrones de caída del cabello. Vamos a contarte algunos de los más comunes.

Alopecia androgénica femenina o calvicie común

Es uno de los tipos más comunes, donde los folículos tienen cierta predisposición genética, sobre todo en mujeres de edad avanzada y que padecen de desórdenes hormonales. En este tipo de alopecia, el pelo se hace débil, pierde color, brillo y se cae con más intensidad en la zona parietal.

La alopecia androgénica femenina en principio se relaciona con desórdenes hormonales, aunque también puede darse en casos de estrés.

Es el tipo más común de alopecia, tanto así que ocupa el 90% de los diagnósticos de este padecimiento. Se le denomina así por los andrógenos, una hormona masculina. Las personas que lo padecen suelen sufrir calvicie total o parcial producida por un exceso de andrógenos en el organismo.

Los andrógenos contraen los folículos (bases del cuero cabelludo), impidiendo el crecimiento de cabello y asfixiando a los existentes, debilitándolos.

Alopecia areata femenina

En este tipo de alopecia, la cantidad de pelo perdida y el tiempo transcurrido es una cuestión individual, hay casos donde mujeres pierden mechones en días, mientras que otras lo pierden al transcurrir meses.

Si bien no hay un patrón determinado, suele ser común ver vacíos de cabello en forma circular, aunque puede suceder en cualquier parte de la cabeza.

La alopecia areata femenina no tiene una causa determinada, pero se asocia al estrés o a padecimientos como alergia o infección. Hay médicos que afirmar que puede estar relacionada con un fallo en el sistema inmunológico, que ataca los folículos pilosos, porque los ve como amenaza, lo que causa que estos se debiliten y por ende caigan.

Alopecia difusa femenina

Se dice difusa porque no afecta a un área de la cabeza en particular, sino que la pérdida de cabello es aleatoria y puede darse en muy poco tiempo. Sin embargo, este tipo de alopecia es reversible porque generalmente es causada por otros trastornos temporales.

Las causas de la alopecia difusa femenina pueden ser múltiples, porque no son enfermedades que atacan directamente al cabello, sino que presentan síntomas que debilitan el cuero cabelludo y por ende provocan que el pelo se pierda.

La alopecia difusa suele ser hereditaria. Se denomina de este modo porque, generalmente, quienes la padecen no tienen una calvicie total, sino pequeños claros en algunas zonas de la cabeza. Se caracteriza por producir un cabello muy delgado y débil.

Alopecia cicatrizal femenina

Se llama cicatrizal porque es definitiva y afecta de tal manera a los folículos pilosos que ya no pueden volver a crecer. A diferencia de los otros tipos de alopecia, suele afectar a pequeñas partes del cuero cabelludo, con lo cual se pueden aplicar tratamientos cómo implantes capilares, los cuales suelen ser muy efectivos.

Alopecia nerviosa

Es común que hablemos de la alopecia femenina por estrés. Y justamente, la alopecia nerviosa es eso. La caída del cabello producida por situaciones de estrés, de tensión, de presión a nivel psicológico o por preocupaciones diversas.

Es, a menudo, fácil de detectar cuando se reconoce el estado de tensión que la mujer está viviendo. De modo que la solución pasará, obviamente, por eliminar estas tensiones, intentar hacer actividades que la relajen (en caso de que eliminar las tensiones no sea posible a la brevedad), o incluso utilizar soluciones farmacológicas.

Alopecia total

Denominada la forma más rara de alopecia. Las personas que la padecen pierden todo el pelo, desde la cabeza hasta los dedos de los pies. Es una enfermedad autoinmune, según algunas fuentes científicas, donde el sistema inmunológico ataca erróneamente a los propios folículos del cuerpo. De esa manera, ocasiona una calvicie total.

Alopecia traumática

Es un tipo de alopecia que se produce tras sufrir algún golpe en la zona en cuestión. Este golpe hace que en la zona se caiga el pelo que había, y, la propia lesión, impida el crecimiento de nuevo cabello. No existe prevención, puesto que los golpes o accidentes suceden sin previo aviso, pero el tratamiento se realiza para permitir el crecimiento de nuevo cabello.

Alopecia por tracción

Al usar moños o colas muy ajustadas, o al tener hábitos de tomarse el cabello en situaciones de estrés, se incide en alopecia por tracción. Es, por tanto, una patología inducida por nuestros hábitos.

Esos hábitos generan mucha tensión sobre el cabello, y sobre los folículos, haciendo propensa la situación de que se arranquen. A veces, sin que nos demos cuenta. Un ejemplo claro son los moños que usan las bailarinas de ballet.

¿Reconoces alguno de estos tipos de alopecia? ¿Lo has visto en alguien o lo sufres en carne propia? Si no es así, quizá te interese reconocer los principales síntomas de la alopecia, en general.

La causa de este tipo de alopecia se divide en dos grupos: por un lado, puede ser producto de golpes, heridas, que destruyen los folículos pilosos y queda un tejido cicatricial que impide el crecimiento del pelo y por otro lado, enfermedades externas que indirectamente dañan de tal manera a los folículos pilosos que no pueden volver a crecer.

¿Cómo saber si tengo alopecia femenina?

La dificultad para reconocer los síntomas de alopecia en las mujeres vienen dados, primeramente, por el factor hormonal. Mientras que en los hombres es sencillo detectar un alto nivel de andrógenos o DHT (caso de la alopecia más común), en las mujeres, los cambios hormonales ocurren en plazos muy cortos y de formas muy intensas.

Así, descartar que se trate de una caída del cabello temporal, o reconocer que exista alopecia, no es tan sencillo.

En el caso de la alopecia androgénica, la más común en hombres y mujeres, bastará con una prueba visual para detectar que existen, al menos, indicios de esta patología. Este tipo de alopecia se concentra en la cima del cráneo, y deja ver siempre claros en el cuero cabelludo.

Otro síntoma general es que el pelo, además de caer, pierde grosor y fuerza, por lo que se hace más quebradizo.

En el caso de las mujeres, la alopecia androgénica suele estar reconocida como una consecuencia de la menopausia. De hecho, la mayoría de los casos de alopecia androgénica femenina se producen tras la menopausia.

Un síntoma visible de que puedes tener alopecia es que, hagas lo que hagas y tomes la cantidad de tratamientos que tomes para cuidar tu pelo, este siga teniendo un aspecto poco sedoso y hasta opaco, por lo que se denota fácilmente que ha perdido mucha vitalidad.

No obstante, la carencia de vitaminas y minerales, principalmente vitaminas A y C, hierro y zinc, se asocian a la pérdida del cabello y a una causa clara de la alopecia en mujeres. Por eso, aunque esta no sea la causa original, cuidar tu dieta y reforzarla incluyendo alimentos o suplementos que te permitan tener una ingesta diaria óptima de las vitaminas y minerales mencionados, harán que se potencie el cabello, su fuerza y crecimiento, y con ello, hacer más difícil el trabajo para la alopecia.

Factores asociados a la alopecia más común

Son muchos los factores que podemos asociar a la alopecia más común, o a las más comunes, en caso de que no encaje en los factores propios de la alopecia androgénica. Reconocerlos es una cuestión importante, ya que muchas veces, con estos factores, se refuerza la aparición o la intensidad de algunos tipos de alopecia.

Entre los factores que podemos asociar se encuentran:

  • Situaciones de estrés: no podemos engañarnos. El ritmo moderno que nos impone la vida implica, en muchas ocasiones, vivir situaciones de estrés y de tensión. En muchos otros, nos induce preocupaciones que nos mantienen un quebradero de cabeza constante. Estas situaciones afectan a nuestro organismo, hasta el punto de producir la caída del cabello.
  • Déficit de nutrientes: nutrir el cabello por fuera no implica que no se deba nutrir por dentro. Es decir, ningún tratamiento cosmético o capilar aplicado directamente al cabello no puede suplir el consumo de nutrientes en los alimentos, que son necesarios para mantener la fuerza y la vitalidad, tanto del cabello como el cuero cabelludo. Comer mal, a deshoras, y apostar por la comida rápida antes que por la comida sana (también por razones del ritmo de vida que llevamos), hacen que el cabello sea más propenso a sufrir de alopecia.
  • La genética: muchas veces, la alopecia (difusa, androgénica o total) están condicionadas por la herencia. Es decir, si alguien en tu familia ha tenido alopecia, es posible que tú también puedas tenerla. Incluso desde una edad muy temprana. Por eso, de ser positivo el hecho de que haya alguien con alopecia en tu familia, es de vital importancia que te trates por un especialista.

Sea cual sea el factor asociado en tu caso, hay mucho por hacer. Es una enfermedad totalmente curable, y tratable. Por eso, a continuación, algunos remedios naturales y cosméticos que puedes aplicar.

Causas de la alopecia femenina

Ya hemos realizado un repaso por los distintos tipos de alopecia, ahora te vamos a contar cuales son los factores más comunes que suelen causar alopecia en mujeres.

Menopausia

Esto se debe a que bajan los niveles de estrógenos, lo que provoca que las hormonas masculinas como la testosterona comienzan a actuar sobre el cabello. Hay ciertos andrógenos en la testosterona que debilitan los folículos pilosos y hacen que el pelo se caiga

Pastillas anticonceptivas

Las pastillas suben los niveles de estrógenos, lo que provoca que la fase de crecimiento del cabello se prolongue, esto implica que crezca más pelo del normal o tenga más volumen. Si se deja de tomar la pastilla, los estrógenos vuelven a un nivel normal y por ende se pierde algo de cabello.

Alopecia post parto

Luego del embarazo se producen desequilibrios hormonales, esto hace que el pelo se debilite. Sin embargo, está situación es temporal y suele durar entre 6 meses y 1 año.

Si sufres de este tipo de alopecia, es recomendable que ajustes tu dieta para dotar a tu cabello de los nutrientes necesarios, tal como el hierro, magnesio y evites tratos agresivos con tu cabello, por ej: usar planchas para el pelo, usar shampoos agresivos, etc.

Estrés

Tanto en hombres como en mujeres el estrés suele ser la causa más habitual de caída del cabello. El aumento en los niveles de cortisol que provoca el estrés, hace que afecte a los folículos pilosos, interrumpiendo su fase de crecimiento, lo que provoca que se pierda cabello.

Tratamientos para la alopecia femenina

Los tratamientos que se pueden hacer para tratar la alopecia femenina dependen de la causa que provoque la caída del pelo. Por ejemplo, la alopecia difusa se puede evitar tratando la condición que la provoca, mientras que en la mayoría de casos de alopecia cicatrizal es necesario realizar implantes para recuperar el cabello.

Lociones y medicamentos

Según el tipo de alopecia se pueden utilizar dos medicamentos que suelen ser efectivos en el transcurso de meses de tratamientos, estos son la finasterida y el minoxidil. En ambos casos se pueden conseguir en distintas presentaciones, siendo los más comunes, lociones y pastillas.

Estos medicamentos tienen altas de efectividad, sin embargo, es necesario su uso continuo, porque cuando se interrumpe su uso, el cabello vuelve a caer.

Los efectos secundarios de la finasterida son cambios hormonales, aumento del deseo sexual y del tamaño de las mamas, esto puede o no ser un problema según cada caso. Mientras que el minoxidil, puede provocar picazón y aumento del vello en ciertas partes del cuerpo.

Masajes

Los masajes en el cuero cabelludo ayudan a estimular los folículos pilosos para lograr que se irrigue más sangre en esa zona y de esta manera activar la fase de crecimiento del cabello.

Se puede realizar como tratamiento y también como una manera de relajarse, ya que el estrés suele ser uno de los factores que complica el grado de la alopecia. Para que los masajes sean más efectivos, pueden utilizarse aceites esenciales, los más utilizados son el aceite de coco, ricino, romero y aguacate.

Trasplante capilar y prótesis

En casos donde la alopecia sea irreversible, existen tratamientos de trasplante capilar, los cuales suelen ser bastante efectivos, aunque también existe una opción menos invasiva que es la utilización de prótesis de cabello, también llamadas “pelucas”, las cuales pueden hacerse a medida o comprarse hechas.

¿Qué puedo hacer si tengo alopecia? ¿Cómo combatirla?

Para la alopecia femenina, soluciones hay de sobra. Desde remedios caseros para la alopecia femenina hasta métodos farmacológicos.

Por eso, para finalizar, queremos señalar algunos de los remedios caseros y naturales más populares para combatir la pérdida o la caída del cabello, y a su vez, algunos tratamientos farmacológicos (de forma oral, inyectables o de uso tópico) que han sido recomendados por especialistas y que han mostrado éxito.

Alopecia femenina: Tratamiento natural

Una forma muy común de combatir la alopecia es mediante masajes con aceites esenciales. Para hacerlo de forma exitosa, debes disolver de 10 a 15 gotas de aceite de romero, de tomillo o de cedro del atlántico (uno, o una mezcla de algunos de ellos) en aceite de almendras. Luego, masajear el cabello.

Para favorecer el crecimiento del cabello, se suele masajear el cuero cabelludo con aceite de ricino, justo antes de aplicar el champú.

Pero, sin duda, la mejor forma natural de prevenir la caída del cabello es mediante una dieta estricta, sin que esto impida disfrutar de los alimentos que forman parte de tus favoritos.

Así, debes consumir:

  • Alimentos con mucho zinc: como los frutos secos y las legumbres. También, la avena y todos los cereales integrales. Los mariscos y el hígado son ricos en zinc.
  • Alimentos que tengan hierro: de nuevo, mencionamos al hígado. Las lentejas, almendras y las algas Nori entran en este listado.
  • Alimentos con vitamina C: los cítricos, las fresas; las verduras como el brócoli, las algas o las espinacas; y los frutos secos.
  • Alimentos con vitamina A: las sardinas y el bacalao; los productos lácteos como la leche, el yogurt, la margarina y el queso fresco. La zanahoria también.

Alopecia femenina: Tratamiento oral y cosmético

A la par con los remedios caseros, existen muchos productos que funcionan de maravilla para prevenir la caída del cabello.

En primer lugar, debemos hablar de los suplementos vitamínicos. Sobre todo los que contengan los elementos ya mencionados (zinc, hierro, vitaminas A y C). Si, por cualquier razón, no puedes consumir la ingesta diaria recomendada de estos elementos, nada mejor que paliar con un suplemento.

Además, existen productos como el champú Nioxin, que ha sido recomendado siempre como una marca ideal para combatir la caída del cabello.

Dentro de los tratamientos cosméticos más populares, más allá de las pelucas sintéticas o de cabello humano, están la cirugía de cuero cabelludo o el trasplante de cabello, o los microinjertos. Este último es recomendable para las personas que tienen pocas zonas despobladas, y necesitan una solución inmediata.

Sabido lo anterior, ya tienes toda la teoría y algunos consejos prácticos para combatir y eliminar la alopecia femenina. Causa malestares, sus síntomas son incómodos, pero tiene solución.